lunes, 13 de julio de 2015

Sabrina Mateos, protagonista de la comedia "El cepillo de dientes".



Bajo la Lupa.
Nombre completo: Sabrina Mateos.
Edad: 32 años.
Signo: Leo.
Lugar de nacimiento: Capital Federal.
Un actor de teatro nacional: Julio Chavez y Héctor Alterio (Me encantan ambos)
Una actriz de teatro nacional: Norma Leandro. También admiro profundamente a Lapacó
Las tres mejores obras que vio últimamente: “Hernanito” (de Acobino); “Le Prenón” y “Final de partida” (última obra que hizo Alfredo Alcón en el San Martín).
Las tres mejores películas que vio últimamente: Qué difícil..."Borgman", “Ciudad 44” y "En la Oscuridad".
Un miedo: La soledad.
Una alegría: Cada vez que subo a un escenario.
Algo que la defina: Siempre seguir para adelante. Nunca bajar los brazos. No hay imposibles.


Por qué de la actuación.
Aprendí a leer a los siempre años. Siempre leí mucho. Y en los primeros años de primario, leí una adaptación de "Papaíto piernas largas" para teatro. Desde ese día supe que quería ser actriz. Me enamoré del texto, y quería representarlo. Convencí a la maestra para hacerlo. A partir de ahí, nunca paré.

Recuerdos, influencias y motores.
No tengo uno en particular. Creo en un artista "culto", que lea mucho y a su vez que vea mucho cine y teatro. La manera para mí de formarse, es la de nutrirse no sólo de conocimientos sino de trabajo. De todos los artistas se aprende. El actor está en constante formación y aprendizaje.

Sabrina Mateos, detrás de bambalinas.
Apasionada y dedicada. Soy una actriz con mucha energía dentro de un escenario y muy dúctil. Amo los desafíos.

Teatro.
No existen los límites. Uno tiene la posibilidad de ser y vivir todas las situaciones posibles. Es el único lugar donde la imaginación no encuentra techo. Lo malo es lidiar a veces con gente que tiene el ego o el divismo muy alto.

Debut.
Mi primera obra de teatro  a nivel profesional fue "La zapatera prodigiosa". La hice a los diez años en el teatro "Lope de Vega" de Pilar, bajo la dirección de Manuel Vázquez. En esa época yo estudiaba con él y me convocó por fuera de la Escuela para hacer esa obra, ya que la zapatera es el personaje de una adolescente que se casa con un señor muy mayor, situación que era común en la época en que la obra está planteada. Es una obra que atesoraré siempre en mi corazón. Hacerla me dio una satisfacción extrema y me forjó la convicción de que nunca iba a abandonar esta profesión.

Obra actual: “El cepillo de dientes”.
El "Cepillo de dientes" es una comedia desopilante que actúo junto a Gustavo Marconi, para reírse de principio a fin. Es la historia de un día cualquiera en un departamento de cualquier pareja. La rutina y la incomunicación que se vive hoy en día pueden hacer estragos en una relación. Una mañana, de un día cualquiera, un simple implemento doméstico, como lo es el cepillo de dientes, puede detonar una bomba y transformarlo todo. A veces las cosas simples pueden volverse muy absurdas. En "El cepillo de dientes" lo que vemos es una pareja totalmente gastada, sin deseo sexual, intentando llevar la relación a flote de una manera muy particular.

Con la dirección de Alejandro Vázquez.
Conocía a Alejandro por distintos trabajos que realizó como actor dentro de la comedia musical y también por su trabajo como director que lleva adelante desde el año 2006, con la creación del grupo de teatro musical "Central Art". Mi sueño era que él pudiera dirigirnos. Cuando le envié el texto de “El cepillo de dientes”, me contestó al día siguiente que quería ser parte del proyecto. Le encantó. Se enamoró del texto. Fue increíble, porque vino el primer día y ya tenía toda la puesta en la cabeza. Él ya se había imaginado todo el mundo de esta pareja y de estos personajes. Trabajar con él es un honor, un halago y un orgullo. Te potencia como actor al 100%. Para él, a su vez, es un desafío también, porque es su primer proyecto por fuera de la comedia musical.

Sabrina Mateos, lo que viene.
Mi sueño es poder hacer esto siempre. Tener mucha vida para poder seguir actuando. Ojalá que la gente nos acompañe en esta obra y podamos seguir soñando un poco juntos.

Por Natalia González para Teatro con Rouge.






Milagros Andaluz, la voz de los musicales infantiles.



Bajo La Lupa:
Nombre completo: Milagros Andaluz de Rosas.
Edad: 28 años.
Signo: Géminis con ascendente en Escorpio.
Lugar de nacimiento: Buenos Aires
Un actor de teatro nacional: Marcelo Savignone
Una actriz de teatro nacional: Marilú Marini
Las tres mejores obras que vio últimamente: “No es mi planeta esta ciudad”, “¿Por qué gritas así?” y “La lechuga”.
Las tres mejores películas que vio últimamente: “Intensa-mente”, “Interstellar” y “Birdman”
Un miedo: Equivocarme.
Una alegría: El sol en un día frio de invierno.
Algo que la defina: Perfeccionista.


Mili y el canto.
Mi vocación nació por el lado del canto. Siempre me gustó cantar y no me costó decidir que eso era lo que quería hacer. Al estudiar comedia musical me encontré por primera vez con el teatro, que nunca me había generado el más mínimo interés. De a poco fui explorando, estudiando con diferentes maestros, diferentes enfoques y animándome a correrme para ser “una cantante que actúa”. Hoy puedo decir que la música y la actuación me apasionan en la misma medida.

Maestros.
No creo poder mencionar artistas en particular que me hayan influenciado en mis inicios. Sí hay una artista que hace unos años me cambió el enfoque. Tuve la oportunidad de ver a Elena Roger presentando su disco “Vientos del Sur”. En el concierto ella alternaba canciones del disco con grandes éxitos de musicales en los que había estado, estaba segura de que al público le interesaba más esto último, incluso daba explicaciones diciendo “un poco lo que les gusta a ustedes y un poco lo que quiero cantar yo”. Yo no la conocía, pero me impactó de tal forma cómo interpretaba las canciones de su disco que justamente me generó lo contrario. Quería escuchar todo lo que ella quisiera contarme. Salí fascinada. Pensé: “esto es realmente ser una artista”. Transmitir.

Miagros y el teatro infantil.
 Audicioné para la compañía de teatro infantil en inglés The Buenos Aires Players. Era la primera vez que hacía una audición y quedé. Trabajé con ellos dos años, aprendí muchísimo y le tomé mucho gusto al teatro infantil.

Que se vengan los chicos.
Cuando los chicos están enganchados es la sensación más increíble del mundo, porque para ellos todo lo que está sucediendo es real. Uno tiene la oportunidad de hacer magia. Cuando la platea no responde solo me generan más ganas de buscar conectar con ellos, miro mucho más a los ojos y trato de traerlos al universo que estamos creando en el escenario.


“La Cenicienta”
Cenicienta es una obra divina, muy dulce y con un gran mensaje para los chicos. Lo mejor que tiene es el elenco, compuesto de personas excelentes, cada uno perfecto para su papel. A Yael Tesouro, la productora y directora, la conocí en la grabación de un videoclip. Tuvimos muy buena onda y quedamos en contacto. Cuando vi que estaba buscando actrices para “La Cenicienta” le mandé un mensaje para audicionar. Ya en la audición y charlando un poco me di cuenta que realmente tenía muchas ganas de volver a trabajar con ella.

Ella
Compuse el personaje partiendo de la base de que Cenicienta esta siempre empujada por su deseo de ser buena, que fue el mensaje que le dejaron sus padres. Teniendo eso en cuenta me dejé llevar por el guión y las improvisaciones que hicimos, permitiéndole reaccionar como una persona normal, y no buscando una princesa perfecta.

Milagros Andaluz
Mi sueño es seguir actuando siempre, tener la oportunidad de encarar diferentes personajes en diferentes marcos, como puede ser el teatro, el cine o la televisión. Seguir creando universos.



Crítica de “La Cenicienta”.

El clásico de Disney vuelve a materializarse en nuestro delicado y admirado teatro independiente. Y en esta ocasión, de la mano de la súper poderosa Yael Tesouro, quien dirige, actúa y produce. Pero ella no es la buena de Cenicienta, sino la madrastra, en el cual encuentra un personaje donde mostrar todo su histrionismo. Del lado opuesto, la sensible y delicada Ella, quien sí hace el personaje de la niña maltratada.

Apuntado a un público infantil, pero con actuaciones que divierten a todos por igual, “La Cenicienta” de Yael Tesouro encuentra en la voz de su protagonista Milagros Andaluz (Ella/ Cenicienta) su punto más alto. Una exquisita voz que eleva la historia y la magnifica. A ella, le siguen las atolondradas hermanastras Rociada y Natasha, el contrapeso ideal para que no sea todo idílico. El príncipe, un gran personaje del actor Esteban Recagno, fiel a los personajes de Walt, egocéntrico e infantil a la vez, es un acierto.

La música original de Pablo Locane es la base necesaria para que Milagros brille en todo momento. Lo mismo con la Madrastra, ya no sin la técnica vocal de Cenicienta, pero con el humor como para enganchar a toda la platea. Los villanos siempre relucen más, pero acá la disputa se cuadraliza, junto con las alienadas hermanas.

Como dato anecdótico, y paralelizando con nuestro ícono femenino Thalia, quien fue la voice over de la villana de “Minions”, la voz en off del Hada Madrina es de la cantante del grupo Eruca Sativa, Lula Bertoldi, quien en su círculo es puro rock. Polos opuestos que se unen por la magia del teatro.

Un vestuario exacto, muy Disney y coreografías divertidas, sobre todo las que realizan las hermanastras.

Una divertida propuesta para estas vacaciones de invierno, con el sello Disney, el código del teatro musical y el talento de nuestros artistas independientes. Para aquellas madres que tienen hijas, la obra ideal.

Entrevista y crítica son propiedad exclusiva de Natalia González para Teatro con Rouge.







domingo, 12 de julio de 2015

Verena Smith, la Antígona de la Avenida Corrientes.



Bajo La Lupa.
Nombre completo: Verena Smith.
Edad: 32 años.
Signo: Capricornio.
Lugar de nacimiento: Junín, provincia de Buenos Aires.
Un actor de teatro nacional: Rodrigo de la Serna.
Una actriz de teatro nacional: Norma Aleandro.
Las tres mejores obras que vio últimamente: “Lluvia constante”, “La omisión de la familia Coleman” y “Toc toc”.
Las tres mejores películas que vio últimamente: “Birdman”, “Ida” y “Relatos salvajes”.
Un miedo: A perder seres queridos.
Una alegría: Un momento compartido con la familia o los amigos
Algo que la defina: La constancia.

Comienzos.
Me gustaba ver películas, ver las actuaciones y las emociones que podían encarnar en un personaje y desde adolescente hice teatro en el lugar que nací y cuando me vine a Buenos Aires, hace catorce años ya, seguí estudiando en varios centros culturales como el Rojas y el San Martin y después pasé por varias escuelas de teatro y comencé a hacer obras. Eso fue lo que más me motivó en darme cuenta que era lo que adoro hacer, y mi entorno y mi familia siempre me apoyaron en esto.

Pilares e influencias.
Roxana Randón fue una de mis primeras profesoras y la entrada a transitar por la técnica de la memoria emotiva. Raúl Serrano, un gran maestro y director al que admiro mucho, con el que trabajé en su escuelas varios años en las acciones físicas. Otro es Rubén Schumacher, el que tiene una manera increíble de enseñar en el decir los textos complejos como la tragedia. Alicia Zanca, a la que se extraña su presencia y su gran sabiduría, que me dirigió en Bernarda Alba, encarnando el personaje de Adela. También Diego Rafecas, que me enseñó la naturalidad en el decir de los textos en cine, es un gran director y un muy buen manejo de los actores en la filmación.

Verena Smith, actress.
Una persona comprometida con lo que hace, no soy de faltar a los ensayos, cuando elijo un proyecto lo tomo en serio, y le doy para adelante con todo, focalizándome y poniendo mis fuerzas ahí, con cuerpo y alma, y generalmente hacer eso me dio los resultados que esperaba.

Disfrutar el teatro.
Poder compartir la actuación con otros actores y directores que admiro y aprender de ellos es lo que más me hace disfrutarlo.

Antígona Vélez.
Es un clásico de Leopoldo Marechal, inspirada en la tragedia de Antígona de Sófocles. Esta historia está situada en el siglo XIX, en la “postrera” ubicada en la pampa, esa época se reconoce la “conquista del desierto” y tiene como objetivo el exterminio de los indios. Mi personaje es justamente el de Antígona, por lo cual es un gran desafío, y requiere de un gran trabajo físico y vocal, por la entrada que significa encarnar un personaje con esas características, que transita por muchas emociones, con la posibilidad de poder decir esos textos poéticos, y que a la gente le llegue tanto como en las funciones hasta ahora realizadas.

Marcelo Silguero, su director.
Llegué a través de un casting que él hacía para la obra anterior que hicimos en el teatro bambalinas el año pasado, “Eternos transeúntes”, escrita y dirigida por él. Una obra de suspenso, que disfrutamos mucho hacerla, y fue al terminarla que me ofreció este protagónico, al cual agradezco esta oportunidad de haber confiado en mi para este papel. Marcelo es una persona sumamente talentosa, de gran trayectoria, al que admiro mucho, no solo por su calidad humana, sino por la forma de manejarse con los actores cuando dirige, respetar sus tiempos, espera lo que uno tiene para darle desde el saber individual y luego brindarnos sus conocimientos como director, pudiendo manejar a un elenco numeroso como este, donde además de los actores, los cuales trabajan muy bien, fusiona con dos artistas, chelista y violinista que hacen la música en vivo de cada escena.

Los sueños de Verena.
Esta obra y este personaje que hago, son parte de uno de mis sueños cumplidos, en el teatro Losada, y todo lo que envuelve la Calle Corrientes. Me gustaría seguir haciendo clásicos u otras propuestas teatrales, y una de las cosas que tengo pendiente como algo a cumplir es incursionar en el mundo del cine, hice cortos pero me gustaría hacer algún largometraje.


Crítica de “Antígona Vélez”.

Un paso adelante en la vida profesional de Marcelo Silguero. Llevar al teatro la vida de nuestra heroína de género al teatro, representado con dieciséis actores en escena y dos músicos que le ponen dramatismo al vivo.

La obra situada en el siglo XIX, en la Pampa, plena época de la Conquista del Desierto; trata sobre una mujer llamada Antígona Vélez que rompe con el mandato familiar para poder enterrar a su hermano Ignacio, quien murió en una contienda con los indios Pampas, tras traicionar a su propia familia. Una gran revolución contrajo tal osadía y por eso su padre, Don Facundo, decide ir con toda la ley contra su propia hija. Por su parte, Lisandro hace uso de su amor por Antígona y se une a ella en esta disputa familiar de códigos, mandatos y lazos sanguíneos.

Nuestra Antígona Vélez interpretada por Verena Smith nos cautiva. Como también lo hacen las brujas, quienes representarían el odio, la muerte y la venganza. Una gran puesta de Marcelo Silguero quien se nota decidido a hacerse un espacio entre los grandes directores de nuestro treatro.

Muchos son los actores que brillan sobre el escenario del Losada, pero Diego Dinkel con su vozarrón de Don Facundo y Javier Mirez y su pasión por Antígona, se destacan por sobre todos.

Emoción, drama, tensión y todas las sensaciones que queremos que nos trasmita el teatro, se dan en esta versión lograda de “Antígona Vélez”. Leopoldo Marechal debería estar feliz que su letra tenga tanto protagonismo. El vestuario nos retrotrae en todo momento a esa época y la música en versión nos pone en clima.

Pudo haber sido más de lo mismo, pero Marcelo Silguero siempre sabe dar más.

Entrevista y crítica son propiedad exclusiva de Natalia González para Teatro con Rouge.