lunes, 29 de junio de 2015

Florencia Cappiello, la promesa musical del teatro argentino.



Bajo La Lupa:
Nombre completo: Florencia Cappiello.
Edad: 23 años.
Signo: Sagitario
Lugar de nacimiento: Buenos Aires.
Un actor de teatro nacional: Rodrigo de la Serna.
Una actriz de teatro nacional: Leticia Brédice.
Las tres mejores obras que vio últimamente: "La Tempestad", "Deshonrada"  y "La omisión de la Familia Coleman".
Las tres mejores películas que vio últimamente: "Run All Nigth", "Inception"  y "Django".
Un Miedo: A volar en avión (pero ya lo estoy superando).
Una Alegría: Los almuerzos familiares de los domingos.
Algo que la defina: Esquemática y correcta.

Florencia, de niña.
Desde chica mi familia me incentivó a hacer lo que me gustaba: actuar. Actuaba para ellos, cantaba, me disfrazaba y hacía shows en mi casa, hasta cobrara diez centavos la entrada. Y es así como siempre estudié actuación canto y danza. Hasta el día de hoy siguen firmes, bancando mis horarios en los que ensayo y acompañándome en cada espectáculo que hago.

Primeros acercamientos.
Lo primero que se me viene a la cabeza es "Reina en Colores", tengo videos  de muy chica, alrededor de dos y tres años en los que cantaba y bailaba sus canciones. Hoy en día intento sacar jugo de cada artista que veo, todos tienen algo interesante para ver. 

Flor Cappiello como actriz y cantante.
Intento dar mi trabajo al máximo. Soy muy trabajadora pero también muy exigente.

Ser actriz.
Poder ser mil personajes sin dejar de ser yo misma es lo que más me gusta de mi profesión. Y trabajar en relación con un público, uno trabaja para sí mismo pero también para la gente que viene a verlo, es una gran responsabilidad que me gusta tomar.

Las contras.
La gente que lo vive como una competencia y la difícil salida laboral, tengo muchos amigos muy talentosos que les cuesta poder trabajar como artistas. Hay que estar muy bien parado para sobrevivir a los altos y bajos de esta profesión. Y siempre trabajar con humildad para estar moldeable.

La actuación, un trabajo.
No es fácil. Los actores tratamos de buscar por todos lados ya que es muy difícil la posibilidad de vivir sólo del teatro, o de otro medio audiovisual. En mí caso trato de hacer de todo pero relacionado con mi artista: radio, televisión, teatro, cine y plataformas web. Por otra parte comencé a dar clases de Comedia Musical a niños y adolescentes, estoy sorprendida y entusiasmada ya que me sorprendió lo feliz que me encuentro en ese espacio (¡pienso aprovecharlo y cuidarlo al máximo!)

"El Club del chamuyo".
Es una obra que propone un nuevo género teatral, con tintes absurdos y una estética que parodia la cultura yanqui y su entorno universitario. Cuenta la historia de "Bobby Bravo" que está perdidamente enamorado de "Dolores de Vergara". El líder del Club del Chamuyo, "La Gran Serpiente" va a dejarlo ser parte de éste y junto con sus secuaces ayudarán a Bobby a cumplir su objetivo. Lo interesante es la composición actoral que hicimos cada uno con nuestros personajes, somos nueve actores que proponemos un mundo único y personal. Creo que por eso logramos que sea una obra súper divertida y original.

Personaje: Alma Madero.
Mi personaje es el de "Alma Madero" amiga de "Dolores de Vergara" que se caracteriza por ser una católica ortodoxa dentro de un mundo alocado lo cual genera contradicción así como que es una anticuada dentro del cuerpo de una joven.

Futuro.
Poder seguir trabajando de lo que me hace feliz, teniendo la oportunidad de transitar distintos personajes y hacerlos únicos.

Por Natalia González para Teatro con Rouge.


jueves, 25 de junio de 2015

Gabriela Spezzano, de modelo a actriz de culto.


                                                                                                                                                                                                                         
Bajo La Lupa:
Nombre completo: Gabriela Fabiana Spezzano.             
Edad: 44 años.
Signo: Escorpio.
Lugar de nacimiento: Capital Federal.
Un actor de teatro nacional: Lito Cruz.
Una actriz de teatro nacional: Norma Aleandro.
Las tres mejores obras que vio últimamente: “Macbeth”, “Síndrome de amor” y “El luto le sienta a Electra”.
Un Miedo: El desgano.
Una Alegría: El amor incondicional.
Algo que la defina: El Sol.


Gabriela de chica.
Siempre me gustó el arte, y sobre todo la actuación. Creo que con esa magia y con esa sensibilidad se nace. De todas formas el que influyó mucho y fue mi primer profesor de canto fue mi viejo, él cantaba tangos, yo también cantaba algún tanguito con él, además me acompañó en mi adolescencia mientras hacía desfiles y me recibí en esa época de modelo a los catorce añitos. Luego, ya más grande, decidí volver a mi esencia y dedicarme puramente al teatro, comenzando con comedia musical y luego a hacer obras para niños y luego para adultos.

Influencias.
Lito Cruz, Ana María Giunta, Pepe Cibrián, Oscar Naya y Adrián Di Stéfano, entre otros. Con Adrián, además de ser mi actual director, es mi entrenador constante en los ensayos y en los desafíos que me ayuda a lograr como actriz, con personajes tan bellos como “Chavela” y “Alfonsina”.

Gabriela Spezzano.
Alguien que siempre está creando y haciendo proyectos. Muy constante, audaz, avasallante en el buen sentido, buscadora del sí y descartar el no que ya existe, hay una palabra y una frase que siempre utilizo y es “¡Gracias! Y vamos por más”.

Los pro y contra del teatro.
Me gusta mucho crear el personaje, su historia, entender lo que me pide el director y darle mi toque personal, saber decir las frases dándole peso a la palabra y por supuesto trasmitir a través de los estados y de las emociones. Lo que me pesa más estudiar la letra.

“Presidente, doble de riesgo”.
“Presidente, doble de riesgo” es una historia de ficción que narra la derivación que provoca la decisión de elegir una persona idéntica al primer mandatario para sobrellevar las situaciones comprometidas. Y las consecuencias que trae en los privados ámbitos de más alto rango y autoridades, las opiniones de un hombre común. El Señor Presidente y su doble, en una suerte de simbiosis, se interrelacionan con la esposa del dignatario y su asesor, encaminados a un final inesperado. Intérpretes: Sergio Paz en el rol del Presidente y su doble. Damián Centurión en Gervasio, su asesor y mi rol de Primera Dama en Alfonsina quien está atenta a su esposo y se ocupa de darle buenos consejos manteniendo sus formas porque sabe que no puede sumarle otra presión en este momento con cuestiones personales.

“La misma herida”.
Adrián Di Stéfano ha realizado una adaptación inspirada en una atrapante historia en donde surgen los hechos más trascendentes en la vida de la pareja de los pintores Frida Kahlo y Diego Rivera, entremezclados con una historia de ficción, para centrar su trama en los valores fundamentales de toda sociedad moderna: la libertad y la lealtad y la dignidad del ser humano. Muy bien contada, con una puesta discreta que insinúa pero no muestra. Con un final abstracto y ha puesto dos personajes en escena que complementan esta historia, que son León Trotski y Chavela Vargas con los nombres de “David” y “Chavela” particularmente este último es el que me permitió interpretar y le he sacado el jugo y sigo disfrutándolo, porque este personaje cuenta lo que el autor quiere decir. Una obra llena de metáforas, de pensamientos profundos llevados a lo actual que permite que el espectador se vaya pensando y quiera volver para verla por segunda vez y entenderla mejor. Está llena de detalles.

Sueños.
Vivir del Arte. Hacer lo que nos gusta nos hace bien y nos da alegría, así que uno de mis sueños y metas es esa. Y me encantaría actuar es el Teatro Nacional Cervantes.


Crítica de “Presidente, doble de riesgo”

Dicen que “detrás de todo gran hombre, siempre hay una mejor mujer”. Y eso es lo que sucede también en la obra escrita y dirigida por Adrián Di Stéfano. No porque sea decisivo el rol de Alfonsina, como esposa de Ezequiel, el presidente en cuestión; sino porque le da el respaldo y amor para que tome decisiones con autoridad.

En esta pieza teatral, muchos son las virtudes de su autor Adrián Di Stéfano. Un texto que se hace amigable por la composición de sus personajes y porque si lo extrapolamos, podría ser tranquilamente un guión de cine o un best seller editorial. La historia gusta y así se hace fácil ver todo.

Actuaciones maravillosas de Damián Centurión y Gabriela Spezzano, pero sobre todo de Sergio Paz, quien se desdobla en el momento, para protagonizar los roles del Presidente y de su doble, Leopoldo. No es que estamos contando la obra, porque esto se ve en los primeros instantes, pero hay que destacar la concentración de su protagonista, subrayando su enorme tarea escénica.
La música genera el hábitat necesario y el vestuario sobrio, enmarca toda la situación. Pocos elementos en el escenario, pero justos. No haría falta más, y con menos, tal vez perderíamos referencia.

Por todo lo mencionado, concluimos en que “Presidente, doble de riesgo” se disfruta. De principio a fin, sus diálogos, reflexiones y entender cómo la vida choca contra la voluntad de los dirigentes. La dureza de unos, la sensibilidad de otros y la incapacidad por torcer rumbos que parecen ya preestablecidos.

Un buen momento de Adrián Di Stéfano, quien ya nos hizo disfrutar con “La misma herida” y con “El canto de la cigarra” (ambas siguen en cartel). Acá, cerrando su exquisito trinomio artístico de calidad. Para quienes gustan de una buena obra de teatro, esta es la oportunidad.


Entrevista y crítica son propiedad exclusiva de Natalia González para Teatro con Rouge.


martes, 23 de junio de 2015

Quién de nosotras alguna vez no fue Doña María o Pepa: "Las de Barranco".

Repudiamos completamente la actitud de Doña María, la viuda de Barranco; pero quién de nosotras alguna vez no utilizó sus recursos para lograr su cometido. Y en eso sí nos vinculamos con el extraordinario papel de Lorena Bruquetas, al mando de esta familia que tras la muerte de su figura masculina y sostén, se derrumba sin reparos.

En el teatro Colonial, hermoso teatro que supo ser la casa de Lavalle muchos pero muchos años atrás, la obra toma forma todos los sábados a la noche. Una verdadera selección de actores del teatro independiente, para poner de un lado a las mujercitas de la familia, y del otro, a una horda de hombres amando a la dulce y carismática Carmen, rol que realiza Karina Morsa.

Pero también nuestra ídola pasa a ser Pepa, quien muestra lo más irracional de nuestro género. Ella es brutalmente adorable. Por lo visto está celosa de su aclamada hermana y demuestra tal vicio, en su primitiva estética. Y acá vuelvo a insistir, quién de nosotras no fue y es Pepa en algún momento. Una brillante actuación de Andrea Molina.

Del otro lado del interés de Doña María, están los Pepe Le Pews enamorados. Todos atraídos por la belleza de Carmen, algunos con menos suerte que otros. Grandes actuaciones de Daniel Strada, Jorge Ferreiro y Gerardo Longo. Amamos a los personajes de Morales y su simpleza y detestamos con cariño a Barroso, por su empalago. Todos estilos que nosotros como mujeres, más de una vez padecimos y disfrutamos.

Un clásico se convierte en tal, cuando pasados los años no pierden vigencia ningunos de sus pilares. Y Gregorio de Laferrere de esto sabe mucho, porque ciento diez años después, seguimos disfrutando de sus textos. Su protagonista, en su rol de directora, hace que todo brille más. 

Las de Barranco es una muestra de que el machismo es histórico y que nosotras alimentamos eso. Una puesta delicada, respetuosa y bien actuada; que nos hace revalidar ese pacto que sellamos entre comprar una entrada y sentarnos a disfrutar.

Crítica propiedad exclusiva de Natalia González para Teatro con Rouge.



martes, 2 de junio de 2015

Natalia Sánchez, actriz de comedia y mucho más...

 
Bajo La Lupa
Nombre completo: Natalia Andrea Sánchez.
Edad: 38 años.
Signo: Géminis.
Lugar de nacimiento: Buenos Aires.
Un actor de teatro nacional: Alfredo Alcón
Una actriz de teatro nacional: Norma Aleandro.
Las tres mejores obras que vio últimamente: “Toc Toc”, “Manzi la Vida en Orsai”, “El Gran Deschave”.
Las tres mejores películas que vio últimamente: “El Lado Luminoso de la Vida”, “One Day”, “Diario de una Pasión”.
Un miedo: La soledad.
Una alegría: mi hija.
Algo que la defina: Pasión.


Infancia.
Desde chica me gustaba actuar, bailar y cantar. Lo hacía en mi barrio en un trailer abandonado que estaba en la calle donde vivía. Lo usábamos de escenario y en casas de amigas también hacíamos obras y recitales. Actuábamos series, películas, clips de música, de todo. Desde Pimpinela hasta “V Invasión extraterrestre”. Además era muy payasa decían mis amigos y mi familia, que en cualquier lado me subía a una silla o una mesa y hacia de Rafaela Carrá. Ya a los nueve años actuaba con un grupo de adultos de teatro de la parroquia, Jesús de Nazaret, en la obra “Frutillitas y los ositos cariñosos” y tenía varios papeles en la misma función. Me encantaba interpretar varios personajes y recuerdo sentía mucha felicidad de poder hacerlo. Las funciones eran en el teatro del Parque Chacabuco y del colegio Bernasconi. Desde muy chica amaba actuar y agradezco haber tenido la oportunidad, desde temprana edad.

Influrencias.
Sin duda, Al Pacino, Robert de Niro, Brad Pitt y Tom Cruise por el lado de los hombres.  Rachel Weisz, Jennifer Connelly, Demi Moore y Angelina Jolie, entre las mujeres.


Pasión.
Lo decidí una vez que nació mi hija a los veinticuatro años. Decidí formarme en teatro y empecé a estudiar. Y por ocho años seguidos, estudié en el San Martín con Peluffo, luego con Luis Agustoni, Claudio Tolcachir e Inés Estévez. A la vez iba trabajando en teatro, publicidad y algo de TV y cine. Cuando terminé el secundario quería hacerlo pero no hubo apoyo en ese entonces de mis padres y por muchos años no creyeron en que podía hacerlo hasta que se dieron cuenta que era perseverante y feliz siguiendo mis sueños. Hoy en dia ellos están muy orgullosos y mi papá es el primero en acompañarme en los estrenos de las obras en las cuales trabajo. Creo que se dio cuenta de la magnitud de lo que yo sentía el dia que me vio actuar frente a casi treinta mil personas en el vía crucis de la ciudad de Buenos Aires en Plaza de Mayo con Bergoglio presente dándonos la bendición. Ese día fue inolvidable para mí.

Natalia Sánchez como actriz.
Apasionada, soñadora, alegre, perseverante y luchadora.

Trabajo.
La verdad que por ahora no puedo vivir solo del teatro ni de mi profesión de actriz. Ojalá Dios quiera muy pronto pueda hacerlo ya que es uno de mis sueños por cumplir. Mi trabajo fijo es de medio dia en un estudio de abogados de unos amigos, como procuradora, lo que me permite la otra parte del dia y los fines de semana poder trabajar como actriz, como así también tengo la posibilidad de poder pedir algún dia para filmar o lo que sea referido a mi profesión.

“La mujer del bígamo”.
La mujer del bígamo es una comedia típica argentina, escrita por el muy talentoso Jacobo Langsner, nada más ni nada menos que el creador de “Esperando la Carroza”. “La Mujer del Bígamo” sigue esa misma línea, es desopilante y para toda la familia. Es una comedia de enredos en el cual Ernesto, el bígamo, Marcelo Silguero, que además es el director de la obra, se ve en la encrucijada de decidir con cuál de sus dos mujeres se quedará, si con Teresa o con Vera. A partir de ahí se van desatando una serie de enredos donde se van a ver involucrados además de los personajes ya nombrados, Rodolfo y Elvira, que son los amigos de Ernesto y Teresa. Lo que se quiso plasmar, es la comedia típica argentina siguiendo los diálogos tal cual los escribió el autor, solo modificando algunos porque sigue siendo absolutamente actual y cada vez más habitual en nuestra sociedad. Lo que queremos es que el público se sienta, esa hora y cuarto que dura la función, totalmente relajado, desestructurado y se pueda olvidar de la rutina diaria pasando un momento a pura risa

Personaje de ficción: Vera.
Lo fui construyendo a medida que ensayábamos, fue saliendo a partir de haber leído el libreto e ir tomando una idea de cómo sería el personaje de Vera. También de ir siguiendo las pautas a las cuales el director y los asistentes definían a Vera mientras yo hacía mis pasadas en los ensayos. Vera es muy buena, muy inocente, demasiado incrédula hasta el punto que todo eso junto causa simpatía ante el público. No tomé de ninguna persona o personaje en particular, sino que se fue construyendo de a poco, desde su actitud, postura, voz, etcétera.

Dirigida por Marcelo Silguero.
Marcelo es una gran persona y excelente ser humano ante todo, además de un impresionante y talentoso actor y director. Es un gran profesional y a todo lo que se dedica le pone su arte, su pasión, muchas ganas y humildad. Siempre positivo ante todo. Es la segunda obra en la que tengo el placer de ser dirigida por Marcelo y el gusto de poder trabajar con el como actor también. Trabajé con el anteriormente en “Eternos transeúntes”, una obra dramática escrita, dirigida y actuada por Marcelo y ahora en “La mujer del bígamo”, en tan maravillosa comedia en la cual dirige y actúa. La verdad que me siento muy cómoda trabajando con él y estoy muy feliz y agradecida de que me haya dado la oportunidad.

Natalia Sánchez y el teatro.
Mi sueño dentro del teatro es poder seguir creciendo y aprendiendo cada dia más. Poder llegar a trabajar en producciones cada vez más importantes. Quiero expresarme y aprovechar al máximo mi vocación y mis ganas para poder trabajar siempre hasta el final de mis días, porque por suerte no hay edad para trabajar como actriz. La actuación es lo que me apasiona, lo que tanto amo y lo que me hace sentir plenamente feliz.

Por Natalia González para Teatro con Rouge.